El proyecto educativo mercedario nos recuerda que educar es redimir, creando un espacio en donde se sienta, se viva y se realice la libertad del hombre en comunión con Dios y con los hermanos, una libertad que implica autenticidad, responsabilidad y amor a la verdad.

 Día a día han asistido durante años  al que hasta hoy ha sido su colegio y han recorrido cada rincón, de lo cual cada uno de ustedes guardaran en sus memorias, como un tesoro. Desde que ingresaron a este colegio su presencia fue importante, tanto para sus profesores como para todos los que compartieron cada una de sus aulas.

 En el trayecto de la vida hay muchas despedidas, hoy es el primer momento en que la emoción del término de una etapa nos hace pensar en cómo enfrentar el futuro. Esperamos que sus voluntades y valores se hallan forjado ya que su formación académica institutana que los ha cobijado durante estos años hoy da termino y es nuestro deseo que sean personas de bien y felices.

 Las personas nos acostumbramos a rutinas y costumbres que parecen no tener nunca fecha de caducidad, pero cuando se cierra una etapa siempre nos surgen miedos o dudas acerca de qué tendremos que enfrentar.

 Sé realista, buscar tu verdadero camino no importa cuantas veces tropieces, nadie llega a la meta sin esfuerzo, perseverancia y decisión.

 Sé feliz, recuerda que muy pocas ocasiones merecen la pena tu tristeza, aprovecha cada instante para disfrutar de todo aquello que la vida te ofrece.

 Así como la biblia dice: todo tiene su tiempo, ten paciencia, Dios sabe lo que es mejor para ti y su tiempo es perfecto.

¡LOS EXTRAÑAREMOS MUCHO!

Álbum fotográfico -> Clic aquí